¿Quién motiva al agente inmobiliario?

 ¿ Quién motiva al agente inmobiliario?

Esta semana estuve en la hermosa Panamá acompañando a un grupo de agentes inmobiliarios de alta producción en un trabajo privado. Todos con el mayor deseo de hacer su trabajo de manera profesional, responsable, distinta, con respeto y con la mayor pasión. Sin embargo, he encontrado una pregunta común tanto en Panamá, USA, República Dominicana y en cualquier ligar donde me he encontrado con altos productores: ¿Quién motiva al agente inmobiliario?.

Pensando en voz alta, lo he encontrado en todos los agentes inmobiliarios en el camino que llevo de  de 20 años en el sector.  Los agentes trabajamos en el día a día con la mejor intención y deseo para lograr la venta deseada. Muchas veces, las más, no se da como lo soñamos.

La gran mayoría de las consultorías inmobiliarias  me encuentro los agentes trabajando con el mejor «esfuerzo»  para lograrlo. Ahí está en detalle. Los he encontrado cansados de lidiar con tantos NO, tantos rechazos y tanto trabajo sin un fruto real. Uno de los agentes me describe la figura: » Como si remara un bote en dulce de leche». Me gusta el resultado pero el camino es lento y pesado.

Eso me hace tratar de responder: ¿ Quién motiva al agente inmobiliario?

En un negocio donde el 50% es seguro que no se venda y el otro 50% depende de la buena actitud, rutinas inmobiliarias y la motivación del agente inmobiliario, la capacidad de mantener la mejor versión individual es vital. La venta inmobiliaria es un proceso de auto bombo, auto motivación, de reunirte con personas de éxito  y de mantener la mejor versión de ti mismo a pesar de las circunstancias adversas.

Cómo puede motivarse un agente inmobiliario?

  • Disfrutando el contacto con las personas. Nuestro negocio es humano, no de ladrillos. Si pensabas lo contrario, te comento que estás del lado de la acera equivocada. Trabajas con gente. Con personas con sus potencialidades y limitantes que pudieran estar contrarias a tu punto de vista. Eso desgasta muchas veces. Debes disfrutar el camino, las objeciones, la oportunidad de crear de manera constante posibilidades de ayuda para complacer a tus clientes.
  • Organizando el tiempo del trabajo, la familia y para el YO. Muchos, por la pasión que trae el negocio, solo se concentran en el trabajo diario sacrificando otras cosas importantes que deben llenar y darle sentido a la vida. No te olvides de tu familia y mucho menos de crecer internamente. Medita, lee, ora, escucha buena música.
  • Teniendo un diseño de tus pasos a futuro. Muchos trabajan el día a día y se olvidan de crear una carrera de vida. Trabajan para el hoy, solo con un sentido monetario y no para sostenerse en el tiempo. El tiempo pasa mas aprisa de lo que imaginas y si no diseñas tus pasos, te vas a encontrar en el mismo lugar. Eres el resultado de tus decisiones.
  • Planificando sus finanzas. Todos piensan en el hoy, en los lujos, los beneficios inmediatos y se olvidan de guardar «pan para mayo y harina para abril». Es un negocio que trae grandes recompensas y si no ahorras, te vas a desaparecer muy rápido.
  • Reuniéndose con personas de éxito! Eres el resultado de las 5 personas que te rodean todos los días: Tus padres, tu pareja, tus amigos cercanos, tus colegas… Ellos son el reflejo de tus estados de ánimo. Quedarte solo no es una opción. Busca personas que te aporten. Crece con ellas.
  • Aprendiendo a hacer un alto en el camino, recargar las pilas y volver a comenzar. Siempre con la actitud de ser un aprendiz.

El afán de mostrarnos expertos para otros hace que nos olvidemos que la parte humana de las ventas inicia en nosotros mismos. Cuidarnos, mirarnos, prepararnos, sentirnos, atendernos, emocionarnos, validarnos, respetarnos, escucharnos … todas son parte para recibir la recompensa final deseada: ser tu mejor versión.

Quién motiva al agente inmobiliario? El mismo. Tu mismo. Yo misma. Nadie lo puede hacer mejor.

Si crees que necesitas ayuda, busca un mentor, un coach, un colega. Este negocio es muy emocional y siempre debemos tener a alguien que nos acompañe a un mejor lugar que el actual.

Como un último consejo: Busca un espejo y sonríe. Eres el mejor estímulo y motivo para seguir en este maravilloso negocio.

Nos vemos pronto!!

Elizabeth