Juntos hasta que a tasación nos separe.

tasación en RD
La tasación del propietario vs la tasación del comprador

Por culpa de una tasación no pude hacer la captación .

tasación vs precio del mercado

Visito una linda vivienda, bien pintada por fuera y recogida. Jardín recortado, buen entorno y tranquilo.             Fui recibida de manera agradable por sus propietarios quienes me invitan a sentarme y un café. Una buena conversación de inicio, caminamos por el inmueble, explicaciones de terminaciones, mejoras en el tiempo, historias de los hijos de chiquitos, las bodas realizadas en la casa, muchos buenos momentos vividos, los papeles solicitados a mano y una tasación a un lado… Esta captación es un referido de una venta reciente.

Antes de visitar los inmuebles hago mi tarea:

  • Busco referencias de precios y cantidad de unidades en venta que puedan ser competencia.
  • Comparo precios de tasaciones pagadas y precios finales de venta.
  • Identifico las propiedades vendidas en los últimos 3 años.
  • Presento una comparativa de propiedades iguales en tamaño, características y calidades.
  • Preparo un estudio que refleja el tiempo que duraron en venta las propiedades, el movimiento de los precios en el período y saco las conclusiones que trae la información.

Me gusta conversar sobre los acuerdos de comisión, firma de exclusiva, forma de pago y aclarar cualquier duda sobre el contrato después de ver el inmueble. Todo bien hasta ahí.

Ahora viene el precio.

Entre los documentos solicitados antes de firmar, saca la tasación para que la  ajustemos.   Arroja un valor de RD$36.0.  Me tomo un tiempo para leerla, veo las comparativas, el método usado, el precio sugerido. Me muevo en la silla y les pregunto: – » Cuál es el ajuste que entienden ustedes que debe tener la vivienda de acuerdo a la tasación ?» .   Me dicen: – » Entendemos que RD$40.0″.

Mi reporte privado arroja un precio de RD$25.5  y se los digo. Un silencio incómodo que pude dominar hasta que se rompe con una pregunta de la señora: – De dónde lo sacaste?

Les explico de manera: Digo calles, nombres de propietarios y ex vecinos, información del mercado meta y su perfil, presento las comparables del sector, tiempo vendiendo los inmuebles, informaciones de precios de nuestra base de datos privada, la tasa del dólar de antes y ahora. Nada ha servido. Su tasación es más contundente que lo que les he llevado.

Comienzan las justificaciones  y lo incómodo del precio que les traje. Guardo silencio. No puedo discutir. Es su casa, su tasación y su precio. Es su verdad vs la mía.

Nuestro trabajo es promocionar en distintos medios para atraer al cliente que pueda comprar un inmueble. Si no tengo las condiciones correctas  no puedo identificar al mercado meta. Si no tengo un mercado meta identificado, la promoción no va a ser efectiva, el tiempo va a pasar, el desencanto del propietario va a llegar y la venta no se va a realizar. Lo explico pero no acordamos nada.

En la despedida antes de salir les digo: –  «El mercado les ha hablado en estos 4 años que han tenido la propiedad en venta.  A mi también.».

De vuelta a la oficina he pensado muchas cosas: Cuándo vamos a estar de acuerdo los tasadores y los vendedores inmobiliarios en los precios? Qué ha pasado con esa propiedad tasada que en 4 años no ha conseguido un solo cliente con oferta de compra? Es el precio un factor importante para vender un inmueble? Debo ceder y captarlo al precio tasado? Sería honesta si lo hago?

Mientras tanto he cuestionado mucho lo que está pasando con los tasadores y sus valoraciones. Veo propietarios que se quedan en la espera del cliente ideal para resolver su situación personal, las propiedades que se deterioran, los letreros que se rompen por el sol  y el  mercado de reventas deseoso de moverse más rápido.

Esta propiedad y yo estuvimos juntos, hasta que la tasación nos separó.

Hablemos!

EM