El sector inmobiliario en tiempo de coronavirus.

El sector inmobiliario en tiempo de coronavirus.

Y de repente todo cambió. Los planes del 2019 y de inicio del 2020 ya no funcionan a partir del mes de marzo. Todos los años las personas soñamos con estar en una nueva casa, con vender para salir del «problema», poder pagar nuestras deudas, mudarnos a un lugar más cercano, las vacaciones de verano.. Ese sueño se detuvo por el coronavirus?.

Entiendo que no. El movimiento inmobiliario es constante. Siempre hay una persona que se tiene que mudar ya sea que vendió, compró o que se le venció el contato de alquiler. En estos momentos se le suma, aquel cliente que va a bajar su status económico por la perdida de su trabajo o porque cierra su empresa. Es decir, el movimiento inmobiliario viene de la mano con la organización financiera de muchos por lo que va a seguir.

Vendiste y te tienes que mudar?, Se está venciendo tu contrato de alquiler y no puedes pagar el aumento anual?, Compraste en un proyecto en construcción que lo entregan este año?, Te casaste o te vas a casar?, Tienes un préstamo hipotecario y no puedes sostener el pago mensual?, Decidiste vender para re capitalizarte? Vas a comprar aprovechando tus recursos financieros?, Cierras tu empresa?, Necesitas un local para abrir un nuevo emprendimiento?…Eres parte de los cientos de personas que moverán el mercado inmobiliario.

Siempre he dicho que la vivienda es una necesidad básica de todo ser humano. Todos necesitamos un techo ya sea propio o alquilado, de cemento o madera, individual o una torre, en el centro o en las afueras. Dentro de las necesidades descritas en la pirámide de Maslow, la vivienda está en el segundo nivel junto con las de seguridad. En estos momentos de coronavirus, desde mi mirada, la pirámide se ha movido y ha unido las necesidades fisiológicas, de seguridad, de pertenencia,afiliación y de autoestima  a un mismo nivel. La última necesidad de autorealización se movió a un distante segundo nivel. La pirámide cambió a una figura más rectangular, firme, fuerte y segura.

Ahora, las personas valoran tener salud, un techo donde resguardarse, alimento y estar unidos con la familia y los amigos en un mismo nivel. Aprendimos a valorar cosas que antes no valorábamos.

Y cómo se va a reflejar esto en el sector inmobiliario en tiempo del coronavirus?

  • Mayor cautela de todos los involucrados: LOS PROPIETARIOS van a tener el cuidado de contratar un agente de confianza. Definitivamente tener 10 agentes que entren a mostrar el inmueble no va a ser una opción sabia. Asimismo, la asesoría de este agente va a tener la credibilidad deseada para el logro del proceso.                                                                           LOS COMPRADORES van a buscar también su agente exclusivo que les va a resolver su necesidad. El cliente comprará ajustándose a su realidad económica. Eso de comprar donde «me gusta» cambió a comprar donde «puedo pagar».                EL AGENTE INMOBILIARIO trabajará con clientes de manera más profesional, en un trabajo de equipo con los clientes, con las calidades que requiere el mercado en cuanto a tecnología, información veráz, rapidez en el servicio, efectividad en los detalles, ética profesional y orden en la agenda. Ha nacido un agente inmobiliario evolucionado.
  • Nuevos protocolos: Tanto para comprar, vender, salir con clientes y ver propiedades. El uso de mascarillas, guantes, material de limpieza como parte del cuidado de la salud va a ser necesario. Incrementará la confianza en el envío de las ubicaciones de las propiedades de manera digital. Las propiedades con los documentos listos y preparadas para venderse. La coordinación de visitas más efectiva. Encontraremos clientes depurados financieramente y listos para hacer su inversión.
  • Precios ajustados: El mercado se va a ajustar en cuanto a los precios de venta. El mercado comprador por fin se va a escuchar.
  • Más tecnología: Videos inmobiliarios de calidad para promocionar las propiedades; Fotografías profesionales; Un agente inmobiliario preparado y con los conocimientos necesarios que ayuden a vender virtualmente. Marca personal, exposición virtual y credibilidad del agente. Un click nos va a acercar o alejar.
  • La exclusividad: La tendencia es trabajar con un agente exclusivo. El agente se va a valorar por sus conocimientos financieros, conocimientos en los procesos legales, asesoría profesional de inversión y que represente los reales intereses del cliente. Ha evolucionado a ser un agente inmobiliario de confianza.
  • Un trabajo más cercano:La humanización ha llegado al sector. Finalmente nos ha llegado la oportunidad de atender al cliente y acompañarlo en sus necesidades inmobiliarias de manera integral, honesta, limpia y de calidad.

El sector inmobiliario en tiempo de coronavirus se llenará de grandes oportunidades para todos los actores que lo conformamos siempre y cuando estemos preparados física, intelectual y mentalmente para aprovecharlas. Es un trabajo de equipo lleno de retos que juntos los vamos a sobrepasar.

Es tiempo de actuar!

Habemos!!

Elizabeth.