Latidos inmobiliarios

LATIDOS INMOBILIARIOS

He escuchado la preocupación de muchos agentes inmobiliarios sobre la necesidad de prepararse tecnológicamente para dar el servicio  tecnológico actualizado a los clientes sus necesidades inmobiliarias.

Si bien es cierto que la tecnología ha ido en aumento facilitando el servicio, la calidad y la rapidez, también es cierto que es necesario el toque humano en todas las transacciones. Los latidos inmobiliarios  de complicidad entre el agente y el cliente, las miradas de aprobación y la seguridad que provee la compañía humana al momento de comprar o vender un inmueble son necesarias. Esa es la carne que siempre va a estar.

Tal y como dijo  Guillem Recolons en su blog, ” Primero se requiere trabajar en la transformación de personas y el cambio cultural de la organización, y de ahí a la transformación digital”. En esto leo que aunque tengamos esa gran transformación digital innegable en el frente, para llegar a la transformación total de nuestro servicio, se va a mantener el toque humano en nuestro negocio. Mientras exista la necesidad de visita de un inmueble para la toma de decisión, mientras la compra o venta esté envuelta en emociones, nuestro trabajo está seguro.

Ahora bien, los agentes inmobiliarios no nos podemos dormir en nuestros laureles. El lenguaje ha cambiado y lo que antes se daba como un servicio impositivo, en estos momentos, la parte humana ha reclamado una atención mas directa y sencilla. Debemos recordar que detrás de cada venta hay un ser humano lleno de miedos y alegrías, de dudas y ternura, de rabias y sensibilidades, de amor y desamor. Ya ese cuento de tratarlo porque te crees el “mas duro” o “el que mas sabe” pasó de moda.     El cliente requiere de agentes con corazón, con mucha empatía y con sinceridad. Y esos sentimientos incluyen al agente inmobiliario también.

En mis años como coach inmobiliario ICF, trabajo también los miedos de los agentes a fallar,al éxito, a no conectar, a quedar mal, a perder el cliente, a no ganar la comisión, a no hacer el trabajo de manera ética, a no llevar el pan a la familia, desconocer estructura y procesos necesarios, a no ser exitosos, a no lograrlo, a creer en ellos, a vivir felices, a disfrutar el trabajo, a manejar las emociones, a ser felices…

Es decir, en ambos lados, los latidos inmobiliarios están pendientes de que se haga bien el proceso, que la venta o compra se pueda dar, a que todos terminen satisfechos y se consigan referidos, recomendaciones y un abrazo al final. Es por ello que aunque la tecnología es innegable, los latidos inmobiliarios son los que al final deciden y mandan al momento de comprar o vender.

La preparación? Como dijo Gary Vaynerchuk (Gary Vee) en nuestra convención RE/MAX   la semana pasada en Las Vegas: tienes que entender el lenguaje de tu cliente, mantenerte activo en las ultimas tendencias tecnológicas para poder conectarte con el. Si te quedas atrás, otro que esté al día, se va a ir primero que tu.  Lo mas importante es que entiendas que como agente inmobiliario eres un empresario  independiente y debes de invertir en ti, tu negocio y tus clientes sin olvidar la parte humana que hay en ellos.

Tal y como digo en mi pagina web: “Nos reta la tecnología la cual usamos como plataforma para vender, pero seguimos trabajando cara a cara y piel con piel con nuestros amigos y clientes. Un buen abrazo de felicitación y alegría nunca se va a igualar a un like.”

EM

Hablemos! 

 www.elizabethmartinez.com.do